MAYO-JUNIO 1964

con No hay comentarios

Carta (transcripción textual) escrita en dos meses de 1964, donde se mezclan postales de condiciones de trabajo, personajes de un pueblo, anécdotas divertidas de las supersticiones, un partido de Boca y Huracán, y hasta la venta de mercadería de contrabando.

Mercería El Lido de Alberto y Moises Bentolilla- Sampacho

Querida esposa:

Tendras que perdonarme que no te haya escrito antes, estuve trabajando fuerte y a la noche estaba rendido. Aprovecho hoy que no trabajamos porque estuvo lloviendo anoche, a pesar de que en este momento ya salió el sol, de no haber ocurrido esto ya estaba en viaje.

El último día del viaje hacia aquí, estuvo lloviendo todo el día, te imaginaras como estaba de mojado cuando llegué, comenzamos a trabajar recién el lunes, cinco días sin hacer nada. Fui al cine, no muy bueno.

De los amigos que vinieron este año Guillermo sigue con su flauta y Linares no anda con la máquina. En el primer campo que entramos el dueño le dijo a Juan que si no manejaba yo no quería más la máquina, este último está en la gloria, como siempre de garufa en el pueblo.

El panorama de trabajo es bueno puedo hacer muchas bolsas, más me ayudaría si en Isabel lloviera, ya que Pipo no podría venir todavía, cuando me escribas mandame a decir si llueve en Isabel.

El día que fui a visitar a Moisés, me quería vender un trajecito entre casa importado para vos, se trata de un pantalón y blusa parecido a la seda es muy bonito, yo no estaba decidido a comprarlo hasta que no sepa cuánto gane a fin de campaña. Igual lo apartó y lo guardó en una caja para reservármelo, por la noche llegaron unos inspectores de la capital y le revisaron el negocio, pero como él estaba sobre aviso había escondido todo lo importado, pero se olvidó la caja, así que lo pescaron lo llevaron preso y tuvo que pagar 30000 de multa y le quitaron el traje justo yo lo vengo a descubrir, “qué yeta que tengo”. Lo que le compré es una camisa que no se plancha, pero no es LAVI-LISTO. Esta es mejor, mándame a decir qué me tenía que comprar que vos me encargaste era un pullover o algo así, para la nena no tiene, alhajas sí, “yo paso”. 

Aprovecho hoy domingo, a enviarte estas líneas, no lo pude hacer antes ya que aquí ocurrieron varios acontecimientos, uno de ellos el que te voy a contar:

Según Juan aquí en su campo el maíz rendiría unas veinte bolsas la hectárea. Yo llegué unos días antes que Pipo, en unos días hice 160 bolsas quiero decir que esto no rinde ni 2 bolsas. Cuando llegó la otra máquina y vieron el panorama no les gustó nada, y resolvieron pedir $10 la bolsa, el único que no se unió a esto fui yo, una porque sabía que no iban a aceptar y otra porque no podría perder el empleo y no estoy en condiciones de estar sin trabajo justo ahora es que cuando más necesitamos el dinero; como te mencioné antes ni Juan ni Pipo aceptaron entonces los muchachos decidieron parar las maquinas, Juan se enojó y las cosas pasaron a mayores, esto te lo voy a contar cuando vaya porque es un poco largo.

Cuando las cosas se pusieron feas y Juan dijo que los que se querían ir fueran subiendo a la camioneta, Linares dijo que él no tenía ningún interés en irse, casi lo matan; se fueron Guillermo, Rufachi y Tamiati.

En Río Cuarto Juan los dejó a todos, Guillermo cambió de idea y volvió, lo más grande fue cuando a Rufachi ni lo dejaron subir al Chevallier porque llevaba el colchón. Tamiati lo dejó solo y éste se alquiló un coche y le cobraron 5000 por llevarlo a Isabel.

Ahora tenemos a Pan de leche.

Querida esto se está haciendo un poco largo así que hasta el 20 de julio no voy a volver, demás está decirte que te extraño mucho y estos días que faltan se hacen interminables, para colmo esto es un desierto, ni agua tenemos, todavía estamos esperando a Salas.

Me gustaría que me contestaras pero no sé si vas a hacer tiempo, te lo dejo en tus manos, cuando vos recibas esta carta fíjate si la tuya puede llegar antes del veinte…

Después de algunos gritos saltos etc. etc. voy a continuar, te extrañará, pero lo que pasa es que acaba de conquistar un gol Boca contra Huracán te imaginaras mi alegría.

Algo más de lo que está pasando aquí: Juan tiene un muchacho de aquí arando turno de noche, el otro día dijo que había una luz colorada que lo seguía de cerca cuando araba, la risa fue general, anoche siendo las doce llega corriendo a los gritos, dice haber visto una persona que le faltaba la cabeza y le hacía señas, nos levantamos fuimos a ver y nada, y como no quería seguir arando lo acompañó Linares.

A la una aparecieron  los dos corriendo, habían visto lo mismo; repetimos la operación de levantarnos y nada; entonces se ofertó Pan de leche a seguir arando, Pipo le prestó el revolver; a la una y media sentimos cinco tiros, y Pan de leche corriendo y temblando como una hoja; esto fue lo que narró:  Cuando llegué al tractor fui a subir y sentí que alguien me chistó; al darme vuelta, veo a un tipo sin cabeza a cinco metros míos, agarré el revólver y le tiré un tiro, entonces donde faltaba la cabeza apareció una calavera, seguí disparando hasta que se terminaron las balas.

Otra vez a investigar, esto parecía una revolución: revólveres, escopetas, pistolas, como quien dice armado hasta los dientes; pero otra vez nada. Tenés que escuchar a Pipo, dice que son espíritus, yo me lo paso descostillándome de risa escuchándolos, hasta se enojaron conmigo, esta noche voy a ir yo, pero con una escoba, a demostrarles que están todos locos, no creo en esas cosas y además no me dan miedo, espero que todo me salga bien y no me pase lo que a ellos.

Lo único que siento que no esté Rufachi aquí, que panzada de risa sería esto.

Bueno querida dejando los espíritus a un lado, espero que te hayas divertido estos días de fiestas en Isabel siento mucho no acompañarte, ya nos vamos a desquitar.

Aquí encontré a Sencovich, Lantero, Maino, los hermanos Roqueta, Peto, Uliasis, Scaglione, en fin, medio Isabel.

Querida no teniendo más nada importante que contarte me voy a ir a relevar a Linares así que perdóname.

Ricardo

Se repiten los saltos, gritos, etc etc, ¡ganó Boca!

Toto



Si te gustó la nota, te enamoraste de Ají
y querés bancar las experiencias culturales
autogestivas hacé click aquí.

¡Compartí este contenido!
Seguir Ricardo "Toto" Polinori:

Peón rural, camionero, chapista. 1933-2021

Últimas publicaciones de

Deja un comentario