VIVA MÉXICO CABRONES I

con No hay comentarios

PARA LEVANTARSE Y LEVANTAR

Amaneció bien gracias a la niña Santa (1). El día parece ser normal, un día como cualquiera. Nada más tengo un pendiente para hoy: levantar (2) al pinche chapulín (3)  del Joel, ese cabrón que está haciendo mella en el negocio del patrón. Ojalá no llueva porque la casa de seguridad tiene tantas goteras que se va a hacer un cochinero y me voy a resbalar. Entre la sangre de ese cabrón, el lodo y mi sudor no voy a poder moverme con libertad.

Voy a pasar por Chiquilín para que me acompañe. Yo solo no puedo cargar al pinche gordo ese del Joel, además, quiero llegarle por delante, para que se confíe, así Chiquilín puede soltarle un putazo en la cabeza o dos, o tres, hasta que se desmaye.

¿Qué trazas del Joel de vender jale (4) de los contras? Mira que si se hubiera alineado con el patrón le estaría yendo bien. Bien sabe que la plaza la tenemos controlada nosotros, este territorio es nuestro y que nadie va a venir a echárnoslo a perder, por eso ya se chingó. Línea o muerte.

Al pinche Chiquilín lo voy a tener que sacar de la casa de seguridad cuando empiece con la tortura. Ese  cabrón no aguanta nada, la sangre le da asco y le dan lástima los chillidos de los chapulines ¡hasta quiere perdonarlos! Le faltan huevos, no tiene sangre fría. Me voy a tener que aventar solo este jale (5)  hasta que el Joel se muera.

¡Ah cabrón! Parece fácil pero no es tanto. Son muchas cosas las que hay que hacer para darle en su madre a un cabrón poco a poco. Se necesita mucha paciencia, está canijo escucharlos pedir perdón y perdón pero hay que tener huevos y cumplir la orden. Un chapulín es una amenaza para el patrón y el patrón es la ley. Así de fácil. A veces se me mueren en vida los putos, creo que es tanto el dolor que sienten que ya ni gritan, ni dicen nada, siguen vivos los cabrones, pero llega el punto en que ya no se quejan por más que los torture.

¡Ah ya me acordé! Me dijo el patrón que colgara a este buey del puente peatonal del periférico junto con un mensaje, para advertirle a los chapulines con quién se están metiendo. Entonces sí, el Chiquilín va a tener que esperarme para que me ayude con esa chamba, y que escriba en la cartulina las palabras, tiene mejor letra que yo. A ver qué se nos ocurre pero hay que hacerles ver a los contras quién manda aquí.

En fin. Creo que ya está todo controlado. Me voy a levantar y a echarme un cafecito. Después a preparar todo para levantar a ese cabrón y terminar el jale bien. Hay que cumplir bien el mandato para los patrones.

Y que la Santa me proteja y me acompañe.


Notas del Autor

(1) Referencia cariñosa a la figura de culto Santa Muerte o Santísima Muerte, figura que recibe mucha devoción entre los integrantes de organizaciones criminales mexicanas.
(2) La palabra hace alusión al secuestro de personas por parte de criminales como de autoridades que recogen gente de forma ilegal.
(3) Chapulín es el nombre de un insecto muy popular entre la cultura mexicana cuya particularidad es el de dar saltos grandes para desplazarse. En el argot de la calle, la palabra se utiliza para referirse a criminales que traicionan a la organización o “saltan” de una a otra para beneficiarse. 
(4) La palabra, en este caso, se refiere a la droga. Se puede utilizar como “asunto”.
(5) En este caso, se emplea sustituyendo a la palabra trabajo. También se utiliza para definir un trabajo de corta duración. 



Si te gustó la nota, te enamoraste de Ají
y querés bancar las experiencias culturales
autogestivas hacé click aquí.

¡Compartí este contenido!
Seguir Noé Hernández Anguiano:

Colima, México. Mexicano. Licenciado en comunicación, diseñador editor y publicista. He publicado columnas en medios locales y un libro de poesía lírica “Nacido en Fuego” 2014.

Últimas publicaciones de

Deja un comentario